Trabajo técnico (y físico) (8) - Parar en caída

Llegados a este punto, otro inciso. Estamos intentando explicar la manera óptima que entendemos que debemos utilizar para detener el balón. ¿Y si mi portero la para de aquel modo? Perfecto, me siento a verle y tomo notas para aprender. La técnica no debe ser un lastre a la hora de parar el balón, si no un facilitador. Si subiendo la pierna sobre la línea soy capaz de parar el balón, hazlo. No es una manera óptima ni seguramente eficaz, pero si a tí te funciona, hazlo. Como decía un antiguo compañero, si no te funciona la técnica, usa la antitécnica. Eso sí, ten claro que realmente de ese modo seas más eficaz que de la manera que estamos explicando. Que a lo mejor no somos tan buenos como nos creemos.

Para realizar la parada sueca, básicamente hacemos la posición de paso de valla en caída deslizándonos lateralmente. Podemos rodar un poco hacia atrás para no forzarla en exceso y protegernos a nivel muscular. Muchos hacen esta técnica, cuando van sobrados de flexibilidad, cayendo hacia abajo. Esto no es correcto, y lleva a lesiones. Debemos deslizar el pie con el talón (no viene mal tener algo que nos ayude a deslizar como esparadrapo) hacia donde creemos que va a ir el balón y dejar la pierna de atrás lo más lejos posible (sin hacernos daño, para cubrir la zona central). Con las manos ayudamos a coger el balón. Recuerdo una acción de un portero nórdico que parando abajo cogió un balón arriba. Mide dos metros, sí, pero tiene claro que las manos ayudan cuando paramos abajo. También ayuda a la hora de realizar este tipo de acción que la posición de base sea lo más baja posible, con las piernas semiflexionadas. Cuanto más estirado, más complicado. Recuerdo a otro portero de esas tierras que tenía una posición de base casi en cuclillas. Daba gusto (y cansaba) verle en portería. Pura poesía. 

¿Y cómo trabajo parar en caída? 

Dado que caer al suelo suele dar miedo, vamos a empezar lo más abajo posible. Podemos ponernos en posición de pino puente (manos y pies en el suelo, culo levantado del suelo, bocarriba), y actuar hacia uno de los lados, intentando llegar a posición de paso de valla y rodando un poco hacia atrás. También podemos utilizar un step, una silla, etc. La idea es ir cogiendo confianza (y flexibilidad) antes de hacerlo en pista. Con el resto del equipo no es necesario trabajarlo de manera específica, aunque sí podemos animar a los porteros que, con criterio, utilicen el recurso (aunque técnicamente sea un desastre y el balón toque la red por dentro). Si trabajamos con dos zonas de parada (una abajo y otra arriba, contrarias), seguramente salga con facilidad.

No hay comentarios: