Trabajo técnico (y físico) (3) - Impulsos laterales, técnica básica y desplazamientos.

Perfecto, tenemos una posición para estar en portería y sabemos que no nos podemos ir ni hacia delante ni hacia atrás, pero ¡así no paro ni un balón! ¡Habrá que moverse! Correcto. Como norma general, la parte más importante a la hora de actuar es mover el cuerpo. Aunque es una obviedad, el cuerpo lleva pegadas las extremidades, y si lo muevo, las acerco al balón (si he hecho los deberes tácticos, claro). Que hay muchos porteros que aletean como gorriones para llegar arriba intentando estirar los bracitos, en vez de moverse y parar el balón. Siempre, salvo que me tiren al cuerpo, tengo que mover el cuerpo. Y para mover el cuerpo, vamos a utilizar la pierna contraria. Si yo quiero ir para la derecha, me impulso con la izquierda (os dejo de deberes qué hacer para ir hacia la izquierda). ¿Por qué? Porque si me impulso con la misma pierna de hacia dónde quiero ir llego más lejos pero más lento. Y aquí la portería tiene unas dimensiones aceptables para poder llegar con un impulso pequeño pero rápido.   

¿Y es lo mismo si lanzan arriba que abajo? Si nos ponemos tiquismiquis, esto no va a llegar a buen puerto. Distingamos si es en proximidad, o desde lejos. Empezando por el segundo, salvo que sea el ejemplo de antes de dos metros largos de ser humano, nosotros tenemos que elegir. Y cuanto más pequeños seamos, más. Si queremos ir arriba, el impulso debe ser el suficiente para llegar al larguero (el impulso debe tener una componente hacia arriba, sobre todo en los más pequeños, pero sin rebasar el larguero que está más duro que nuestra cabeza). Y las manos, las queridas manos, siempre van a intentar coger el balón con dos manos y sacar un contra ataque de esos que ganan partidos. Si queremos ir abajo, el impulso es lateral (no tenemos que impulsarnos hacia arriba). Y las manos pueden separarse (aunque si paras abajo cogiendo el balón a dos manos, sales a hombros del pabellón), dado que ya tenemos abajo el pie y podemos usar la otra mano para cubrir el espacio entre piernas, un lanzamiento inesperado cruzado, etc. En el caso que el lanzamiento sea en proximidad, el impulso de la pierna contraria no varía sustancialmente (nos movemos hacia la zona con mayor o menor fuerza y listo).

¿Y cómo trabajo los impulsos laterales?

El trabajo en pista de impulsos podemos hacerlo con un balón de baloncesto en las manos. Hacemos lanzamientos desde 9 metros (o en proximidad con suavidad) y el portero debe actúar con el balón en las manos. De este modo, damos mayor importancia a mover el cuerpo que a parar con las extremidades. En el lateral podemos utilizar colchonetas para simular espacio que necesitamos impulsarnos para llegar al lado contrario, conos, etc. 

¿Y cómo trabajo la técnica básica? 

En pista, podemos seguir con la idea de trabajar con un balón en las manos para parar arriba e impulsarnos. Para parar abajo nos sirve también dado que damos importancia al impulso y a la pierna (parar abajo con las manos con un balón entre ellas es complicado). Y trabajar mucho el refuerzo positivo cuando se realicen gestos técnicos correctos. En el lateral, repeticiones, repeticiones y repeticiones. Para no hacerlas demasiado pesadas, se suelen camuflar con otras actividades. Por ejemplo, "la flor". Situamos un cono en el centro y cuatro conos formando una cruz, cada uno a unos 2 metros del central. Hacemos una competición a ver quién es capaz de tocar con pie y mano cada cono de la cruz, volviendo siempre a tocar el central.

¿Y cómo trabajo los desplazamientos en portería? 

Los desplazamientos en portería tienen más de táctico que de técnico, como ya sabemos. En portería, los desplazamientos se trabajan realizando ejercicios en los que el portero no parta de la situación final. Por ejemplo, si tengo un ejercicio donde terminan lanzando del lateral derecho, puedo empezarlo en el lateral izquierdo o en el extremo. También tenemos que tener en cuenta los desplazamientos frontales, finalizando ante proximidad. En el lateral, los que se os ocurran. Una opción es el uso de tres espalderas (suele haberlas en muchos pabellones), que nos delimitan el tamaño de la portería. A partir de ahí, desplazamientos a conos, sitios prefijados, al lugar donde indique el entrenador, etc.  

No hay comentarios: