Trabajo táctico en porteros de balonmano (11) - Agarre del balón

Pero ¡yo he observado que el armado evoluciona hasta abajo y cuando me he ido abajo, me ha hecho una rosca! Exacto, estas cosas pasan. ¿Y qué podemos hacer? Recordar que hemos empezado de lo más general, que era la posición en el campo del jugador con balón, hemos mirado su trayectoria, su orientación, su último impulso, la relación con el resto de los jugadores, su armado, el impulso vertical y la evolución del brazo. ¿Qué nos falta? ¿El balón? No, pero si lo fuera parecería esto una película de serie B. Nos falta lo más cercano al balón que nos aporta información, la muñeca (o cómo agarra el balón). ¿Lleva cogido el balón como caperucita la cestita? Agárrate que vienen roscas. ¿Viene el camarero con la bandeja en la mano? Recula o salta hacia él, que nos la cuelan con vaselina.

¿Y cómo trabajamos el agarre del balón?

Podemos fomentar entre los lanzadores algo que los entrenadores suelen "castigar duramente", que son los lanzamientos de recursos como la vaselina o las roscas. Por ejemplo, podemos irnos al extremo con un cono en cinco metros. Los lanzadores dentro del área saltan desde el cono y tienen que hacer lanzamiento "suave" buscando las debilidades del portero. Las roscas y las vaselinas saldrán solas. Llegados a este punto, comentar que una vaselina vale uno, que no estamos en baloncesto. Ni obsesionarnos con las mismas, ni dejar que entren todas (como hace más de uno). Reculamos y la cogemos con dos manos. 

Y ya está. Esto es todo. Cómo podéis ver, no hay fórmulas mágicas, ni bolas de cristal, ni trajes estrafalarios, sólo hay que observar. Observar mucho. Lo bueno es que sabemos qué tenemos que observar. Lo malo es que todo pasa muy rápido, hay muchos actores en la película y no sabemos quién es el asesino hasta que no suelta el balón hacia nosotros. Así que ya sabéis, en cada sesión, en cada partido, en cada lanzamiento, observar. Estemos en la portería o no. Sea nuestro equipo o no. Si queremos aprender, observar. Observar. Y volver a observar. Y con todos esos datos que hemos observado, elaborar una respuesta lo más rápido posible. Y actuar, claro. Actuar rápido (trabajo físico) y de manera eficiente (trabajo técnico).

No hay comentarios: