Trabajo táctico en porteros de balonmano (9) - Colaboración con la defensa con poca distancia frontal

Por ahora tenemos un montón de cosas en la cabeza, además de haber entrado en edad juvenil. Estudios, familia, chicos, chicas, consolas, etc. Y, además, nuestro entrenador nos ha metido en la cabeza un trabajo táctico que no siempre funciona. Que resulta que hay dos en el equipo que arman el brazo con un armado clásico, en el aire rectifican, bajando arman a la altura de la cadera y terminan con una rosca que nos hunde la moral. Correcto, vamos a por las últimas piezas del puzzle.

En los lanzamientos desde nueve metros habíamos acordado con el defensor que yo paro los lanzamientos directos y él los cruzados. Y también hemos ido comprobando que esa muchacha de las coletas de vez en cuando se pega a la defensora y nos cruza el balón. O que ese zurdo del pelo rapado de más de dos metros nos cruza el balón sin que el defensor puede hacer nada (que no incluya agarrarle de la minga cuando salte). Para el segundo caso, habíamos visto que la trayectoria y la orientación del cuerpo nos respondía a la pregunta, así que bajaros a entrenar con el infantil y lo recordáis. Pero para el primer caso, ¿qué tenemos que observar? Me alegra que me haga esa pregunta, tenemos que observar la distancia del defensor con el atacante. Cuanto más cerca esté, más sencillo es que cruce el balón. Tiene lógica. Soy la chica de las coletas, y tengo delante a una muchacha que quiere sacarme el brazo antes de que pueda lanzar. Si voy a hacer un lanzamiento recto, no me acerco a jugarme el tipo, ¿no? Si me acerco es para cruzar el balón, para que el portero reciba un lanzamiento que no espera y para levantar a la grada con una caderazo o un rectificado legendario. Lo que no cuento es con que el portero ha trabajado esto entre semana y me la va a parar a dos manos. Nunca llueve a gusto de todos.

¿Y cómo trabajamos la colaboración con la defensa con poca distancia frontal?

Obviamente, acercando defensor y atacante. Si bien, ante lanzamientos con distancia frontal el defensor es fundamental, cuando no la hay, es más una molestia (no nos deja ver el armado, fundamental en este caso particular). Podemos utilizar colchonetas (con defensor detrás), para que el defensor pueda salir a chocar sin demasiado miedo a recibir un golpe. La idea que buscamos es conseguir que el lanzador se acerque lo suficiente sin romper al defensor. Podemos alternar este tipo de lanzamientos (lateral derecho lanza desde 8-9 metros con defensor que sale con colchoneta) con lanzamientos en trayectoria con defensor que no sale (lateral izquierdo en trayectoria con defensor en seis metros).

No hay comentarios: