Planificando la temporada de porteros

El verano en el hemisferio norte es esa época del año que hace calor, tomamos gazpacho, salimos de vacaciones y las carreteras para ir a trabajar se vacían mágicamente (las de ir de vacaciones se llenan de manera inversamente proporcional a las anteriores). Además, es la época previa a la siguiente temporada, y seguramente alguien nos pregunte "¿Tienes hecha la planificación de la próxima temporada?". En este tema, cada maestrillo tiene su librillo. Nosotros vamos a proponer el siguiente guión a la hora de realizar una planificación. Recordar que sólo estamos tratando la parte de porteros, con lo que debe complementar a la planificación general del equipo.

¿Cuantas horas queremos dedicar a los porteros? ¿En qué instalaciones? Nuestra propuesta es trabajar una semana en pista (técnica - táctica)) y la otra en el lateral (técnica - físico). La semana que trabajamos en pista, disponemos de media hora. La semana que tenemos en el lateral, de una hora. Mirando el calendario, quitando fiestas, vacaciones y posibles partidos aplazados, nos quedan alrededor de 36 sesiones (de septiembre a mayo). Así que sólo tenemos que planificar 18 sesiones en pista y 18 sesiones en el lateral. En 9 horas de trabajo en pista, tenemos que hacer a nuestros pequeños porteros en muros con patas y trenzas. Vamos a por ello.

¿Qué categoría entreno? Esa pregunta varía sustancialmente una planificación, como es obvio. En el caso nuestro, vamos a trabajar con infantiles, cadetes y juveniles (aunque seguramente hablemos de alevines e incluso seniors).

¿Qué objetivos tengo ?Aquí sólo vamos a hablar de objetivos puramente deportivos de trabajo con porteros de base. No hablaremos de ese ascenso que pretendemos hacer con el equipo, ni de la creación de un grupo que nos sirva para tener continuidad los próximos años, ni de objetivos puramente de equipo, ni de otro tipos de objetivos. Nos centramos en los objetivos que componen la portería. Nosotros hemos adaptado los siguientes, aunque cada uno puede elegir los suyos.

Objetivos psicológicos. Refuerzo positivo, "festejar" acciones positivas, integración en el grupo y "el siguiente balón".

Objetivos tácticos. Colocación frente a balón (salir ante proximidad), brazo dominante, trayectoria (último impulso), orientación del cuerpo, colaboración con defensa (simple), armado de brazo, impulso vertical, colaboración con defensa (avanzada), progreso del armado, agarre del balón.

Objetivos técnicos. Parar en el plano (atrapar el balón), posición de base, técnica básica, pases (cortos y largos), lanzamientos cerca del cuerpo y técnica avanzada.

Objetivos físicos. Intensidad, agilidad, impulsos laterales, desplazamientos en portería, recuperar el balón, flexibilidad, velocidad de reacción, coordinación, fuerza explosiva y fuerza resistencia.


¿Y ahora qué hago con todo esto? Ahora llega el momento de sentarse con todos estos datos y realizar la planificación propiamente dicha. En nuestro caso, creamos dos hojas de cálculo (puedes hacerla en una hoja de papel, o en una servilleta de bar), una para el trabajo en pista y la otra para el trabajo al margen. Y en cada una, ponemos una columna por cada sesión que vayamos a hacer (18 columnas). Por el otro eje, tenemos que pensar más. Dado que hacemos la planificación para la mayoría de las categorías del Club, vamos a tener para infantiles (diferenciados de primer año y de segundo), para cadetes y juveniles. ¿Qué objetivos quiero trabajar para una categoría concreta? Por ejemplo, para los infantiles de primer año, se nos ha ocurrido trabajar:
  • Táctica
    • Colocación
    • Trayectoria
    • Orientación cuerpo
  • Técnica
    • Gestoformas básicas
    • Pos. Base (atrapar)
    • Parar en plano
  • Físicos
    • Recuperar balón
  • Psicológicos
Puede sucedernos, como es el caso, que no queramos desglosar ciertos aspectos (como los psicológicos). Esto es simplemente por resaltar la importancia real de los mismos (en mi caso). Tengo un apunte de trabajo psicológico en todas las sesiones, a nivel genérico. De este modo, me obligo a trabajarlo en todas las sesiones. Otros aspectos pueden no estar desglosados por estar englobados en otros. Por ejemplo, los lanzamientos cerca del cuerpo los podemos englobar dentro de la técnica básica, o no, como veamos. La idea es facilitarnos el trabajo.

Una vez hemos hecho este trabajo con todas las categorías, nos toca distribuir los objetivos en cada sesión. Aquí podemos hacerlo con porcentajes (un 38% a la colocación en la sesión 12, mes de febrero), o simplemente marcando si ese día trabajaremos ese objetivo o no (sesión 12, mes de febrero, colocación). Depende de la precisión que le quieras dar. Personalmente, nos sirve con marcar si focalizamos sobre un objetivo cierto día o no.

Por cierto, estamos focalizando sobre un objetivo. Pero si un día no toca trabajar colocación y veo que el portero se ha puesto mirando hacia la red, puedo decírselo.

¿Y ya está? Si hemos seguido los pasos, tendremos una quiniela con la planificación que nos hemos montado meses antes del día en que realmente haremos la sesión. Aquí podemos discutir sobre si es necesario o no planificar con tanta antelación. Mi recomendación es sencilla, máxime tratando de objetivos tan acotados y en etapa formativa. Haz un plan y síguelo. Observa los resultados y anota los puntos fuertes y débiles del plan trazado. Y salvo que sea un absoluto desastre, un cataclismo de temporada, sigue hasta el final con el plan. Que no tenemos que tirarnos por un barranco si lo hemos puesto en la planificación, pero sí tenemos que intentar ser fieles a nuestras ideas. No por haber visto en diciembre una charla donde hablan de la importancia de trabajar tal concepto, tenemos que meterlo con calzador. Si hemos reflexionado lo suficiente en verano, no debería escaparse ningún concepto. Y el próximo año, cuando llegue otra vez el verano, repasamos todas las anotaciones y le damos una vuelta a la planificación.

Con nuestra quiniela, será muy sencillo preparar las sesiones el fin de semana de antes (o diez minutos antes de entrar a pista, que nos conocemos). Miraremos qué hemos planificado para los infantiles de primer año la cuarta semana (octubre). Veremos que tenemos que trabajar colocación y trayectoria como objetivos tácticos. Gestoformas básicas y posición de base como objetivos técnicos. Y que tenemos que reforzar psicológicamente al portero. Nos vamos a nuestra base de datos de ejercicios (youtube, apuntes, libros, memoria, compañeros, etc), sacamos ejercicios para rellenar la sesión (mejor uno más, por si alguno no funciona como piensas, puede pasar) y ya tenemos listo el entrenamiento. Muy sencillo.

Os dejo la propuesta que tenemos de porteros para la temporada 17/18. ¡Es la mejor que se me ha ocurrido este año! Pinchar sin miedo.





No hay comentarios: