Trabajo táctico en porteros de balonmano (4) - Orientación del cuerpo

Hemos visto ya que esa muchacha que tiene el balón se está moviendo hacia un lado, pero con eso no hemos hecho más que enfadarnos porque nos ha cruzado el balón en vez de tirar hacia donde queríamos nosotros. ¿Qué podemos hacer dentro del reglamento para que no vuelva a suceder? Vamos a unir dos nuevos conceptos. Orientación del cuerpo y brazo ejecutor (brazo dominante podría ser más correcto, pero menos impactante). La orientación del cuerpo, junto con el brazo ejecutor, la posición en el campo y la trayectoria empieza a asegurarnos a qué lado van a lanzar. ¿No me creéis? Hacéis bien, he dado muestras de ser poco de fiar. Pero confiad en lo que veis. Sentaos a ver un partido, el que sea. Si el lanzador va en trayectoria hacia la grada, mirando a su tía Encarna que está sentada viéndole, con el brazo ejecutor más lejos nuestro que el brazo sin balón y desde el lateral, os aseguro que sé hacia dónde va a lanzar. O casi seguro, que esto no son matemáticas. Del mismo modo, si hace un escorzo saliendo al punto débil un lateral izquierdo diestro para orientarse hacia nosotros, casi siempre sabremos donde va a lanzar. Como norma, podemos decir que un diestro en trayectoria hacia nuestra izquierda orientado hacia la grada cruzará el balón. Del mismo modo que ese mismo diestro, orientado hacia nosotros tras una trayectoria hacia nuestra derecha, cruzará el balón. Y si no, tirará directo (o recto, o paralelo, o como lo queráis decir). Ojo cuidado, ¡que los zurdos lo hacen todo al revés!

¿Y cómo trabajamos el concepto de orientación del cuerpo?

Vamos a poner dos filas, una en el extremo sin balón y otra en el mismo lateral con balón. Un cono en el lateral contrario (puede ser en 9 metros o en 6). Cuando el portero toque el palo del lado donde están los jugadores, salen atacante y defensor (siempre damos ventaja al lanzador). Al tener una trayectoria hacia fuera, y no tener tiempo para pensar al tener un defensor persiguiéndole, la orientación del cuerpo nos servirá para decidir la zona a la que lanzará. Podemos introducir el concepto de dos zonas de lanzamiento opuestas, para que sea más clara la influencia de la orientación del cuerpo. En el lateral se puede trabajar, simplemente como refuerzo o para explicarlo claramente. Una portería con dos conos, un cono a 6 metros. Lanzador elige una trayectoria por uno de los dos lados del cono, y orienta el cuerpo hacia el portero o hacia fuera. Lanzamiento congruente con la teoría, claro está. Se pueden poner tareas previas al portero.

Casos prácticos


Ejercicio base. Lateral en bote hacia lateral contrario. Extremo de su lado corre a defender.

-----------------------------------------------------

Dos filas de laterales con balón. Dos filas de extremos sin balón. Lanzamientos de 9 metros. Defensores en 6 metros. Dos conos en 9 metros en ambos laterales (hacia el central). Dos zonas de lanzamiento (arriba izquierda, abajo derecha o viceversa).

Alternativamente, sale un lateral en bote a lanzar por fuera del cono del lateral contrario. El defensor intenta blocar el balón. Observar trayectoria y orientación del cuerpo.


Trabajo táctico en porteros de balonmano (3) - Trayectoria

La siguiente cosa que podemos observar es la trayectoria que hace el jugador. ¿Viene hacia mí como si le debiera dinero? ¿Va hacia mi izquierda? ¿Hacia mi derecha por que ha descubierto que hacia ese lado no se parar? ¿Hacia su portería como en las series de dibujos para hacer la catapulta infernal? Si es el último caso, aseguraos de estar en vuestra portería, que como hay dos, a lo mejor os habéis confundido. La trayectoria del jugador nos indica dos cosas. Por un lado, que habitualmente tendremos que desplazarnos. Esto provoca un gran desconcierto en los porteros. Un central que se mueve un metro hacia la derecha genera una fuerza de igual o mayor intensidad que une al portero con el palo. Muy importante trabajar la colocación del portero frente al lanzador en estático y en movimiento. Por otro lado, la trayectoria nos empieza a dar pistas difusas sobre donde va a lanzar. ¿Podemos saber dónde va a lanzar sólo con la trayectoria? No, pero podemos decirle a ese portero que empieza que se fije en la trayectoria para estar correctamente frente a balón. Y si suena la flauta, moverse hacia ese lado. Pero ¿y si cruza el balón? Como diría aquel, gol y una pequeña decepción. ¿Pensabais que era fácil?

¿Y cómo trabajamos la trayectoria?
Por un lado, tenemos la posición en el campo que ya nos obligaba a desplazarnos. Por otro lado, a una niña que va como loca hacia un lado. Por ejemplo, podemos seguir con el ejercicio anterior, sólo que indicamos que tienen que lanzar en función de la trayectoria ("al corto", que me dijo el otro día una niña muy orgullosa de su sabiduría). Podemos incluso ampliarlo, dado que ya estaríamos en una edad infantil y los lanzamientos de 9 metros empiezan a cobrar sentido. Situamos cuatro conos, dos en los límites del central con el lateral en 9 metros. Y otros dos en seis metros en los laterales. Los lanzamientos serán siempre en trayectoria (en este caso, al corto, pero no siempre es así). Muy importante evitar que el portero se pegue al palo cuando el central se vaya hacia el lateral. 



Ejercicios pista - Lanzamiento central hacia lateral

Juego básico:

Dos filas de laterales con balón. Un central sin balón. Dos conos en 6 metros en zona lateral-central. Dos defensores, uno en cada lado.
Dobla pase lateral-central, lateral ataca hacia central, cruce por detrás de central y 1x1 en zona lateral.
Lateral pasa a ser el central y continúa con el lateral contrario.
Defensor parte tocando el cono hasta que recibe el último pase el central (desequilibrio)
Dos zonas de lanzamiento.
  • Lanzamientos desde 9 metros
  • Lanzamientos desde 6 metros
  • Juego libre
Objetivos técnicos: Técnica básica/avanzada.
Objetivos tácticos: Trayectorias. Frente a balón (no pegarse al palo con central hacia lateral). Orientación del cuerpo. Armado de brazo.
Cambio -> Cada 4 lanzamientos.

Variante 1:

Introducimos dos extremos en cada lado con balón. Tras finalizar lateral, siempre lanzamiento del mismo extremo.

Objetivos técnicos: Técnica básica/avanzada. Técnica cerca del cuerpo.
Objetivos tácticos: Trayectorias. Frente a balón (no pegarse al palo con central hacia lateral). Orientación del cuerpo. Armado de brazo.
Cambio -> En función del ritmo del ataque, puede parar cada portero uno de los lados. Si no, cada 4-8 lanzamientos (una o dos rondas)

Variante 2:

Eliminamos a los defensores. Lanzamiento desde 9 metros.


Objetivos técnicos: Técnica básica/avanzada.
Objetivos tácticos: Trayectorias. Frente a balón (no pegarse al palo con central hacia lateral). Orientación del cuerpo.
Cambio -> En función del ritmo del ataque, puede parar cada portero uno de los lados. Si no, cada 4-8 lanzamientos (una o dos rondas)

Planificando la temporada de porteros

El verano en el hemisferio norte es esa época del año que hace calor, tomamos gazpacho, salimos de vacaciones y las carreteras para ir a trabajar se vacían mágicamente (las de ir de vacaciones se llenan de manera inversamente proporcional a las anteriores). Además, es la época previa a la siguiente temporada, y seguramente alguien nos pregunte "¿Tienes hecha la planificación de la próxima temporada?". En este tema, cada maestrillo tiene su librillo. Nosotros vamos a proponer el siguiente guión a la hora de realizar una planificación. Recordar que sólo estamos tratando la parte de porteros, con lo que debe complementar a la planificación general del equipo.

¿Cuantas horas queremos dedicar a los porteros? ¿En qué instalaciones? Nuestra propuesta es trabajar una semana en pista (técnica - táctica)) y la otra en el lateral (técnica - físico). La semana que trabajamos en pista, disponemos de media hora. La semana que tenemos en el lateral, de una hora. Mirando el calendario, quitando fiestas, vacaciones y posibles partidos aplazados, nos quedan alrededor de 36 sesiones (de septiembre a mayo). Así que sólo tenemos que planificar 18 sesiones en pista y 18 sesiones en el lateral. En 9 horas de trabajo en pista, tenemos que hacer a nuestros pequeños porteros en muros con patas y trenzas. Vamos a por ello.

¿Qué categoría entreno? Esa pregunta varía sustancialmente una planificación, como es obvio. En el caso nuestro, vamos a trabajar con infantiles, cadetes y juveniles (aunque seguramente hablemos de alevines e incluso seniors).

¿Qué objetivos tengo ?Aquí sólo vamos a hablar de objetivos puramente deportivos de trabajo con porteros de base. No hablaremos de ese ascenso que pretendemos hacer con el equipo, ni de la creación de un grupo que nos sirva para tener continuidad los próximos años, ni de objetivos puramente de equipo, ni de otro tipos de objetivos. Nos centramos en los objetivos que componen la portería. Nosotros hemos adaptado los siguientes, aunque cada uno puede elegir los suyos.

Objetivos psicológicos. Refuerzo positivo, "festejar" acciones positivas, integración en el grupo y "el siguiente balón".

Objetivos tácticos. Colocación frente a balón (salir ante proximidad), brazo dominante, trayectoria (último impulso), orientación del cuerpo, colaboración con defensa (simple), armado de brazo, impulso vertical, colaboración con defensa (avanzada), progreso del armado, agarre del balón.

Objetivos técnicos. Parar en el plano (atrapar el balón), posición de base, técnica básica, pases (cortos y largos), lanzamientos cerca del cuerpo y técnica avanzada.

Objetivos físicos. Intensidad, agilidad, impulsos laterales, desplazamientos en portería, recuperar el balón, flexibilidad, velocidad de reacción, coordinación, fuerza explosiva y fuerza resistencia.

Trabajo técnico (y físico) - Parar en el plano

Podemos pensar en el trabajo técnico como si fueran herramientas. Son los recursos que tenemos a nuestro alcance para poder realizar una labor. Más de un aficionado al bricolaje casero habrá clavado un clavo con una piedra, desatornillado con la parte de atrás de una cuchara o se habrá pegado los dedos intentando (sin éxito) arreglar esa taza rota. Al final lo habréis conseguido, no lo dudo. Pero un día os compráis ese martillo, ese juego de destornilladores o ese cuchillo afilado para no seguir asesinando hortalizas con uno romo. Y nos damos cuenta de la importancia de la herramienta adecuada. Pues con el trabajo técnico pasa lo mismo. Con la diferencia que yo puedo tardar media hora en picar una cebolla con el cuchillo de untar, pero si tardo en moverme hacia el balón, la única técnica que necesitaremos es la del pescador "saco el balón de la red".

El trabajo técnico tiene que estar enfocado a la optimización de los movimientos para conseguir llegar lo antes posible a la zona donde pensamos que va a ir el balón. El trabajo táctico nos decía dónde y cuando iban a lanzar, mientras que el trabajo técnico nos dice qué tenemos que hacer para evitar el gol. Y el trabajo físico nos posibilita poder realizar las tareas.

Igual que consumición y tapa van siempre unidos (o deberían), trabajo técnico y físico deben ir de la mano. Que bien puedo yo conocer la técnica para cruzar el Estrecho de Gibraltar a nado, pero si el físico no me acompaña, no pasaré de la orilla. Nuestra forma física condiciona nuestros gestos técnicos, y la velocidad de los mismos. Por ejemplo, yo puedo saber levantar la pierna, que si no tengo fuerza y flexibilidad, será complicado poner el pie a la altura de la oreja y levantar el pabellón clamando mi nombre tras una épica parada.

Y, ¿por donde empezamos? ¿Posición de base? Venga, tenemos a un pequeñajo que quiere ser portero, le ponemos en la portería y le decimos "levanta los brazos, separa un poco los talones del suelo, flexiona rodillas". Y listo, ya tenemos a un niño que parece una marioneta sin cuerdas en medio de la portería. La posición de base está muy ligada a un concepto físico un poco abstracto que llamaremos "intensidad".  Con esas directrices lo que le queremos decir a la alevina que empieza en la portería es que esté en tensión, que esté en el juego, que si no me muevo es complicado evitar el gol. Que sí, que los brazos arriba, pero luego llega otra niña que tiene los brazos abajo y para más balones que yo. Y a mí me duelen los hombros. Entonces, ¿por donde empezamos? ¿Es tan importante la posición de base para empezar? ¿O nos centramos en alguna cosilla antes?

Sin olvidarnos de esos brazos arriba (pero sin obsesionarnos) vamos con un concepto que será de mayor utilidad. Como dijimos al comienzo, el trabajo técnico lo hacemos para optimizar movimientos. Por esto, vamos a optimizar el espacio en el que nos movemos. ¿Como lo haremos? Parando en el plano. Tradicionalmente se ha hablado de "perpendicular a la bisectriz del ángulo que proyecta el lanzador con los palos", que seguro que es muy correcto, pero un alevín no sabe qué es eso. Así que vamos a trabajar con "no se puede parar ni hacia atrás ni hacia delante". Es más sencillo de comprender, y apoyado en un par de ejemplos, nos queda para entrar a vivir. Cuando el lanzamiento es desde zona central, la cosa es muy sencilla. El plano sobre el que actúo es el mismo que el de la portería, por lo que los conceptos "parar hacia atrás" y "parar hacia delante" son sencillos de ver. Tenemos que defender 6 metros cuadrados. ¿Y si el lanzamiento se produce desde el extremo? Si yo paro hacia atrás, mi portería es exactamente igual que desde el centro. Pero si yo paro en el plano, el espacio que tengo que defender es de 2 ó 3 metros cuadrados. Bastante más sencillo, ¿no?

¿Y cómo trabajo el concepto de parar en el plano? Al margen de la portería, podemos situar conos en zigzag e ir impulsandonos (o parando arriba/abajo) de uno a otros (sin pisarlos, claro) con el cuerpo correctamente orientado. De este modo, aunque el plano lógico sea frontal, obligamos a cambiarlo. En la portería es dónde se ve más claro. Lo mejor es situar marcas (esparadrapo y similares) en los planos de los puestos específicos, para que si el portero actuando las rebasa, entienda que seguramente esté yendo hacia atrás. O utilizar las del campo si coinciden, por ejemplo, con las del extremo (perpendicular a línea de fondo desde el palo) "si parando al extremo rebasas está línea, te has ido hacia atrás". Se pueden usar colchonetas también, pero quitas al portero la opción de desplazarse antes de parar.

Trabajo táctico en porteros de balonmano (2) - Posición en el campo del jugador con balón

La posición en el campo la podemos empezar a trabajar desde alevines. ¿Estamos trabajando el puesto específico tan pronto? Sí, ¡incluso trabajaría contenidos en benjamines! Antes de que me arrojéis al foso de los leones, indicar que al igual que le explicamos a la niña de pecas que en defensa su objetivo es el oponente directo y tiene que intentar estar entre la portería y el defensor (por ejemplo), podemos explicarle a esa misma niña si le toca de portera, dónde tiene que situarse dentro del área en función de quien tenga el balón. No pasa nada por despertar la curiosidad de los peques por la portería.

Cuando hablamos de colocarnos en función de la posición del jugador con balón podemos referirnos a "enfrente de balón", "enfrente del brazo", "enfrente del hombro", "enfrente de Vicente" (sobretodo si conocemos que se llama así), etc. La idea que trabajamos es que tengo que estar entre el jugador con balón (o el hombro) y el centro de la portería. Por delante de la línea virtual de gol, no la de atrás (lo que llamamos "parar en el plano"). Si el lanzador está en nueve metros, pues estamos entre 0 y 1 metros (atrás, para los de letras). Si el lanzador está en el extremo, nos hacemos la siguiente pregunta ¿cómo de lejos está de tu cabeza el larguero? Si eres más bien pequeño, nos quedamos atrás, si eres de los que se agachan para cruzar puertas, podemos salir más. Si el lanzamiento es en proximidad, como insistiré más adelante, vamos a intentar que desde pequeños salgan. Recibiremos en categorías inferiores más goles quizá que quedándonos atrás, pero a la larga será mejor portero. Muchos porteros no evolucionan por que no salen de esa zona de confort de "debajo del palo". Cada cual como quiera o pueda ponerlo en práctica.

¿Y cómo trabajamos la posición del jugador con balón?  Lo más efectivo es el uso de complementos para situar a esa portera en portería. Se puede utilizar el complemento "entrenador detrás colocándola", algo para marcar en el suelo si los lanzamientos son desde zonas delimitadas (ponemos unas mochilas desde donde tienen que lanzar y pintamos con tiza donde tiene que estar el portero), lanzar líneas desde el centro de la portería hacia los puestos específicos (cinta de embalar, pintadas con tizas, gomas, etc) y cosas similares. Lo que se nos ocurra para decirle al portero "cuando el niño con balón esté ahí, tu tienes que estar aquí". Eso sí, primero tiene que desplazarse. ¡Colocar un cono con forma de humano de tamaño pequeño en una zona no vale para nada! Un ejemplo de ejercicio puede ser este. Una fila de jugadores en zona central, pasan al entrenador que está en nueve metros y lanzan por fuera de un par de mochilas colocadas en cada lateral. El portero tiene que desplazarse y colocarse frente al balón (si hemos puesto marcas, líneas, entrenadores detrás, etc. mucho mejor). ¿Y si no tengo portería? Estamos jorobados. Ah, que hablamos de trabajar la colocación al margen de la portería. Bien, podemos usar las espalderas, que juntando 3 suman una portería. Y ahí ponemos nuestras marcas, nuestras setas, y hacemos que se desplacen, salgan, etc.

Un par de ejemplos visuales, que se que os gustan:


Trabajo al margen durante las sesiones con equipo (2) - Frente a la pared

Rutinas a realizar al margen del equipo durante la sesión en pista, en caso que el ritmo de lanzamientos lo permita. Objetivos físicos y técnicos.

Trabajo con frisbees. Un frisbee en cada mano, golpeamos una pelota de ping pong contra la pared, puede dar un bote. No vale "de revés".

  • Sólo con una mano
  • Con las dos manos
  • Por encima de la cabeza (necesitamos una pared más alta)


Trabajo con pelota de playa. Mantenerla arriba golpeando contra la pared. Mejor sin bote.

  • Por encima de la cabeza con manos.
  • Por debajo de la cabeza con manos.
  • Sólo con piernas.


Trabajo táctico en porteros de balonmano (1)

Cuando empezamos a hablar de trabajo táctico, suelo comenzar siempre con la misma pregunta "¿Qué hay que observar para saber dónde van a lanzar?". La respuesta me encanta "¡el balón!". Yo miro el balón que tengo en las manos, veo la marca, que está un pelín desinflado, desgastado por los bordes, pintorrajeado con el nombre del dueño y un par de aportaciones creativas más. Pero no veo respuestas a la pregunta que les hice. Insisto, "El balón sólo me dice que hay que renovarlos, ¿qué otras cosas podemos observar?". Y la cosa empieza a ponerse interesante. "El brazo del jugador", "el jugador", "la mano", "hacia dónde va el balón", "hacia donde apunta la coleta". Reconozco que la última sólo la aporto yo, que estoy seguro que de ahí sale información, algún día la descubriré.

Tratando de encontrar respuesta a la pregunta, empecemos a pensar. Tenemos un problema. Un lanzador (o lanzadora, claro está) nos quiere marcar gol. Nosotros tenemos que jugar a ser adivinos, por que como esperemos a ver hacia dónde va el balón, lo recogeremos del suelo. Pero, ¿realmente somos adivinos? ¿O realmente lo que tenemos que hacer es observar? Y si tenemos que observar, ¿el qué? Vemos seis atacantes más un compadre a lo lejos de pantalón largo pero otros colores. Vemos seis defensores de espaldas, nada más que culos, patas y brazos que nos complican seguir el balón. Ah, también vemos cuando se apartan los de mi mismo color el verdadero enemigo, el que como pase la línea de portería es gol. Si nos fijamos más, seguro que vemos a la tía Encarna en la grada, al entrenador con la vena del cuello a punto de explotar, al otro portero calentando porque llevo un mal día, a unos con un silbato en la boca y demás folklore típico de estos eventos. Y el balón, al cual no le distingo ya ni la marca, ni si está inflado, ni nada de nada. Sólo con intenciones perversas de tocar la red por dentro.

Con este pastel entre manos, vamos a intentar separar el problemón en problemas más pequeños y fáciles de identificar. Tenemos que observar todo lo que sucede antes que el balón salga de las manos del lanzador. ¿Qué es lo más sencillo de observar? A mi entender, lo más sencillo de observar y que nos aporte información es quién tiene el balón. ¿Lo tiene un lateral en doce metros? ¿El extremo? ¿Ha llegado al pivote? La posición del jugador con balón nos indica dónde tenemos que situarnos dentro del área. Por norma general, siempre entre jugador con balón (o el balón, tampoco seamos tiquismiquis) y el centro de la portería. Por delante de la línea imaginaria de gol (no la pintada en el campo), que no será el primer portero que para dentro de la portería. Y si es posible, si el balón llega a la zona central - lateral a unos seis metros de la portería, un par de pasos por delante. No para ver la marca del balón, si no para tapar más portería. Que cuando lanzan en proximidad, o nos hacemos grandes o nos toca doblar el lomo a sacar el balón de la red como si fuera un atún. Una vez que el lanzador levante la cabeza y vea que tiene un personaje con cara de susto, pero en todo el medio, ¿qué más podemos observar? La idea general que vamos a seguir es ir de los más grande a lo más pequeño. De lo más sencillo de observar, a lo más complicado.
La idea general que vamos a seguir es ir de los más grande a lo más
pequeño. De lo más sencillo de observar, a lo más complicado