Entrenamiento 20081013 (2)

Entrenamiento de porteros de balonmano.
Cadete y Juvenil
13/10/2008
Velocidad de reacción y coordinación


Entrenamiento - 20081013

Buenas,

la sesión del lunes ha estado marcado por mis porteros flip y flap que han decidido dejar los entrenamientos, no se si para dedicarse a la farándula o qué. Espero que recapaciten, dejen de ahcer el tonto y vuelvan al balonmano.

La idea con los porteros cadetes y juvenil femenino era trabajar la velocidad de reacción y la coordinación.

La idea con los porteros infantiles era el trabajo de posición de base, parar arriba y coordinación.

La idea con los porteros cadete masculino y juvenil masculino era la coordinación.

Cadete femenino y juvenil femenino
  • Asisten al entrenamiento Carol, Judith y Rocio.
  • Calentamiento individual, 150 saltos a la comba, ejercicios de piernas y estiramientos.
  • Por parejas, un portero en portería otro con balones a un par de metros. Lanzamos con dos manos en proximidad lo más rápido posible.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción.
  • Por parejas, un portero en portería sentado en el suelo con las piernas abiertas otro con balones a un par de metros. Lanzamos con dos manos en proximidad lo más rápido posible.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción y físico específico.
  • Por parejas, un portero en portería con un globo y otro con balones a un par de metros. Lanzamos con dos manos en proximidad lo más rápido posible, mientras que el portero en portería mantiene el globo en el aire.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción y coordinación.
  • Por parejas, un portero fente a la pared a un metro de ella y el otro a unos 3 metros con pelotas de tenis. El lanzador lanza contra la pared y el portero para tras el rebote.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción.
  • Por parejas, un portero fente a la pared a un metro de ella y el otro a unos 3 metros con pelotas de tenis. El lanzador lanza contra la pared y el portero para tras el rebote manteniendo un globo en el aire.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción.
  • Un portero en porteríua, otro a unos 3 metros y un lanzador a unos 6 metros. Lanzamientos con pelotas de tenis con dos porteros en portería.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción.
  • Un portero en porteríua, otro a unos 3 metros, otro dos metros por detrás de la portería y un lanzador a unos 6 metros. Lanzamientos con pelotas de tenis con dos porteros en portería. El portero de detrás debe impedir que el balón se vaya lejos, siempre y cuando haya pasado entre los dos postes.
    Objetivos físicos: Velocidad de reacción.
  • Estiramientos y comentarios del entrenamiento.
Infantiles
  • Asisten al entrenamiento Bea, Rosalía, Pablo y Pedro.
  • 120 saltos a la comba, ejercicios de piernas y estiramientos.
  • Frente a la pared en posición de base a medio metro de la pared. Pases por encima de la cabeza lo más rápido que se puede. Después de pecho, después a la altura de la cadera y finalmente con dos balones, uno con cada mano.
    Objetivos técnicos: Posicón de base.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Frente a la pared en posición de base a medio metro de distancia. Golpeos con un pie y otro sin que el balón se levante del suelo, tratando de no perder la posición de base. Después, jugamos con los pies con bote, pudiendo perder la posición de base a la hora del golpeo.
    Objetivos técnicos: Posicón de base.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • En una fila con una separación de unos dos metros unos de otros, frente al entrenador. Este bascula en un espacio de unos 4 o 5 metros y los porteros deben tratar de estar siempre frente a él con los brazos levantados. Se deberá inr incrementando gradualmente los cambios de dirección y velocidad.
    Objetivos técnicos: Basculaciones mirando al frente.
  • Tomando como referencia una línea del campo, el portero se pone en posición de base, levanta ligeramente la pierna hacia donde va a ir y se impulsa lo más lejos y alto que pueda. Repite esto varias veces sin retomar la posición de base. Posteriormente, trabajaremos partiendo de posición de base, y finalmente yendo con los brazos para parar un balón. Todos los ejercicios los haremos con un balón en las manos.
    Objetivos técnicos: Parar arriba.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Jugamos con los frisbis por un lado y con la indiaka por otro.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Comentarios del entrenamientos y estiramiento. Especial interés en trabajo por parejas.
Cadete masculino y juvenil masculino
  • Asisten al entrenamiento Dani y Sergio. Iván está lesionado.
  • Observo el entrenamiento junto con el equipo y corrijo los errores. Tras la sesión los comentamos.
  • Por parejas, pases con dos balones, uno con cada mano. Alternamos con pases a bote. Finalmente, usamos pelotas de tenis, e incluso mezclamos ambos tipos. Incluso trabajo con tres pelotas.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Por parejas, cada uno con un globo. Pases con un balón mientras mantienen en el aire cada uno su globo.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Tres porteros en triángulo. Dos de ellos con un globo en la mano más alejada del portero sin globo y una pelota de tenis en la otra mano. Pasan las pelotas de tenis y mantienen en el aire el globo. El otro portero debe ir devolviendo las pelotas de tenis alternativamente.
    Objetivos físicos: Coordinación.
  • Comentarios de lo visto en el entrenamiento con los compañeros y estiramientos.
Por cierto, es la tercera persona del clan de los Valecillos que entreno, que honor.

Besitos.

¿Te acuerdas de?

En los años que llevo entrenando porteros, han pasado por el entrenamiento decenas de porteros. En este espacio deseo recordarles, posiblemente con datos erróneos, sin nombres, o sólo reseñas de un porterillo que pasó dos días por el entrenamiento. ¿Qué se yo?

David Málaga: Este portero compaginaba las tareas de portero con la de jugador hasta cadetes, dado que era también buen central. Apuntaba muy alto, pero se quedo bastante bajito y delgadito. Terminó su carrera deportiva el día que de un balonazo casi le mueven la retina, ya en senior. Compartimos unos años portería en el senior. Siempre recordaré de él dos anécdotas. El día que me agradeció haberle enseñado a pensar y el día que me dijo que no iba a venir a entrenar más conmigo (entrenábamos los viernes por la tarde) por que a esas horas los cubatas costaban la mitad. Me encanta la sinceridad. Una magnífica persona.

Bea: A Beatriz la empecé a entrenar en la categoría de cadete, aunque ya entrenaba ella de antes. Es la viva demostración del deporte por el deporte, dado que el físico nunca la ha acompañado (muy bajita). Pero esto nunca le impidió mejorar y entrenar a muerte. Si hubiera medido un poquito más estaría seguro que habría llegado a la selección de Madrid. Como anécdota, recuerdo el día que jugando en la sala de las colchonetas, se le dobló el dedo meñique y se lo arreglé en el acto. Muy buena persona, dejó el balonmano un poco de lado (de portera) cuando logramos el ascenso a primera.

Gara: De la edad de Bea, era lo contrario a ella. Muy poco trabajadora, pero con condiciones innatas para el deporte. Estuvo un par de veces, que yo recuerde, en la selección de Madrid, pero nunca terminó de interesarle el balonmano. Muy poco continua en el trabajo, pero me lo pasaba muy bien con ella. Recuerdo que iba a recogerla al colegio Carrrillo, junto a otra portera, para llevarlas al polideportivo.

Valecillos (grande): Creo recordar que este chaval se llamaba Javier. Magnifica persona y buen portero. De buena planta para el deporte. No terminó de cuajar, simplemente por que es de ese tipo de personas que tienen muchas inquietudes en la vida. Cuando se implicaba bien, pero le costaba implicarse a tope. Pasados los años le volví a ver y seguía igual de majo. Una gran persona. Como anécdota, se hacía llamar Power (de Power Ranger).

Valecillos (pequeño): La familia Valecillos se compone creo que de 11 hijos, a los que yo entrené a dos. Este no se parecía en nada a su hermano. Buenas aptitudes para el deporte, algo bajito, pero muy vago. Además era algo problemático con su compañero sobretodo. Era como el Guadiana, desaparecía por mucho tiempo y de repente volvía. Me quedo con su hermano.

Josete: De la edad de Valecillos grande (si nadie dice lo contrario) le entrené muy pocas veces por diversos motivos. Portero muy grande, con muchas ganas de entrenar y mejorar, pero en el fondo algo vago. Estuvo en la selección de Madrid y fue campeón de Madrid con el equipo juvenil.

Roberto: Pivote reconvertido en portero creo que en juveniles. De un gran físico, muy deportista, llegó a ser portero del segunda nacional (en detrimento mío, no por méritos propios, si no por otros temas). No era muy técnico, pero no paraba mal.

Paco: Este es de los típicos chavales que entran en balonmano y los entrenadores los ponen de porteros para que no molesten. Un chaval muy majo, pero nada dotado para el deporte. Sólo destacaba por la flexibilidad, pero por nada más. Recuerdo anecdóticamente que me decía que si algún día me fichaba el Barça para entrenar a sus porteros, que le fichase a él. De vez en cuando le veía por el barrio.

Alberto: Ni se si se llamaba así. Un chaval muy espigado, zurdo y delgadísimo. De los porteros más malos que he visto en mi vida, pero muy simpático. No tenía ninguna cualidad deportiva, pero te lo pasabas muy bien con él. Le he visto pasados los años y seguía igual de simpático y buenísima persona.

XXXXX: No recuerdo como se llama. Un chaval con el pelo largo, que venía del futbol sala, alto y fuertote. Combinaba los entrenamientos con un gimnasio (no se que arte marcial hacía). Muy malo, se tiraba a suelo siempre, pero era consciente de esto. Era majo, un poco introvertido.

Cristina: Una de las primeras porteras que entrené, casi de mi edad (como me lea me mata). De largo pelo muy rizado era una chavala muy maja. No recuerdo demasiado bien que tal paraba, dado que mi criterio no era muy objetivo antaño. Se metía mucho conmigo con razón. Me haría ilusión saber de ella.

Isma: La primera generación de porteros que entrené, fue este y su compañero los que me animaron (de lo malos que era) a entrenar a los porteros. Poco pude hacer por ellos. Anecdóticamente, luego salimos muchas veces juntos por tener amigos comunes.

Jorge (compañero de Isma): Sólo recuerdo de él haberle botado el balón alrededor suyo (si, lo hice cuando no tenía criterio propio) y echarle del entrenamiento por hacer el tonto.

Vicky: Una chica cuyo hermano también fue portero mio. No tenía muchas cualidades para el deporte, pero era simpática. Dejó el deporte por el fagot, que seguro que se le daba mucho mejor.

Chema: El hermano de la chica de antes. Portero muy bajito y muy poco dotado para el deporte. No mejoró apenas en su vida deportiva, pero lo pasaba muy bien con él hablando del Señor de los Anillos. Dejó el balonmano por tocar en un grupo.

Francisco Javier: Yo le llamo Javi pero todos le conocen como Paco. Una magnifica persona, muy alto y delgadito. Estuvo en la selección de Madrid cadete (o en la preselección) y en la preselección juvenil. Es uno de los ejemplos más claros de detener su progresión por culpa de la falta de flexibilidad. Podía haber sido muy bueno, pero le perdió este tema.

Rafa: Otro ejemplo de falta de progresión por culpa de la falta de flexibilidad. Una persona majísima, de esas que te alegras de haber conocido. No recuerdo si en cadetes llegó a la selección, creo que si. Detuvo su mejoría en juveniles y se estancó completamente. Siguió jugando algunos años más, pero sin buenos resultados. Una pena.

Sergio: Un muchacho de estos que te gustan mucho entrenar. Se hizo informático como yo. Recuerdo que le aconsejé cosas de cara a la Universidad. No es que fuese buen portero, pero era muy trabajador y paraba algunas. También coincidí con él en el equipo territorial, pero por poco tiempo. Cristina se metía mucho conmigo por que le decía muchas veces "muy bien" pero es que se exigía tanto que se lo tenía que decir.

Patri: Actual portera del nacional femenino. Una portera con buen físico y muchas ganas de jugar y ganar. Muy buena persona. Estuvo en la selección madrileña tres años seguidos. Como anécdota recuerdo que en juvenil de primer año estaba muy preocupada por que la otra portera de segunda año era la portera de la selección y ella no iba a ir. Como le dije a ella, al final fue esta en detrimento de su compañera.

María: La compañera de Patri, un año mayor. Muy buena aptitudes para el deporte, muy grandota y de gran flexibilidad. Le perdieron los pájaros que tenía en la cabeza y los malos consejos que recibía. Recaló en un equipo de División de Honor, pero creo que ni terminó la temporada. Nunca terminamos de congeniar.

Cristina (2): Otra de las porteras del nacional. Portera grande y flexible, con un buen temperamento. La verdad que no me acuerdo mucho de ella cuando la entrenaba. Como anécdota, un día me la encontré en el cine que trabajaba allí.

Victor: Este portero ha provocado en mí una de mis mayores indignaciones deportivas, el año en que pudo ir a la selección y no fue por el empecinamiento del seleccionador (que era su entrenador en el equipo). Demasiada legalidad, para el que podía ser el tercer o cuarto portero de Madrid. Más que una espinita en el corazón, un espadón toledano. Portero bajito con muchas ganas, que trabajaba mucho por mejorar. Muy inteligente. Una pena que no hubiera medido un palmo más.

Iñaki: Un claro ejemplo de portero de alto rendimiento para los pocos recursos que tenía. No tenía un gran físico, ni aptitudes para el deporte, pero tenía la cualidad de no tener nada de miedo y ser totalmente imprevisible en sus actuaciones. Paraba muchas más de las que se podía esperar de él. Muy majo y buena persona, nos lo pasábamos muy bien entrenando. Una gran persona.

Silvia: Portera que no quería serlo y se convirtió a jugadora de campo. Aún siendo jugadora, se quedaba al entrenamiento de porteros a menudo, y se arrepintió el año que dejó de venir conmigo. Tenía ciertas cualidades para ser portera, pero hizo bien en dejarlo, dado que era del mismo año que Patri, y dos buenas porteras un mismo año en femenino no es buena cosa.

Fernando (el gordo): Nunca le he llamado "gordo" por que no me gustan estos apodos, pero todo el mundo le llama así. Otro portero que no quería serlo y que le pusieron allí por ser gordo. Nunca nos llevamos bien (en la relación entrenador portero) así que se hizo pivote con muchos mejores resultados.

El crack: Supondreis que con ese apelativo era más malo que la carne de pescuezo (que diría el ex presidente). Pues eso, un chico muy borde, incluso agresivo, con nula capacidad para el deporte. Estuvo poco tiempo entrenando, cosa de la que me alegro, y el poco tiempo que estuvo sólo se dedicó a incordiar. Se peleaba mucho con Chema.

Manu: Un prototípico portero pasado de peso que quiere hacer deporte y le meten de portero. Progresó bastante los años que estuvo, pero siempre muy limitado. De personalidad cambiante, no era mal tipo, pero había que tratarle con mucho tacto.

Mariví: Una porterita pequeñita y rubita. Estuvo pocos años entrenando, más por simple diversión que por otra cosa. De la edad de Gara y Bea, básicamente la recuerdo por que iba a recogerla al Carrillo en mis primeros años de entrenador.

Y de estos son de los porteros que me acuerdo en este momento. Posiblemente se me olviden muchos, así que estaría bien que me recordaseis algunos más. No pongo porteros que entrene en la actualidad.

----------- 3 de octubre de 2008 -----------------

Alberto "Beni": Un portero reconvertido de pivote o extremo, o ambas cosas a la vez, como se quiera ver. Recuerdo que me sorprendió mucho lo extremadamente amable que era de pequeño. Luego fue moderándose, pero de peque era exagerado. La típica persona de Club, que vive para aportar su granito de arena. No muy brillante, pero si muy trabajador, seguramente llegue al primer equipo. Desde luego, un placer haberle entrenado.

Sara: De todos los porteros que han pasado por mis manos, de los pocos que me han marcado con una frase. El día que me dijo "No le paro los balones a esta chica por que es mi amiga" me dí cuenta que no termino de comprender la psicología femenina. Podría haber llegado a ser muy buena pero no quiso serlo. Creo que sufrió el mal endémico de las porteras que entreno, son mucho mejores que la media de su equipo, con lo que terminan quedándose con unos conceptos muy básicos que las sirven para ser buenas para el nivel de su equipo, pero no para desarrollar todo su potencial. Una pena, y una desilusión en mi carrera de entrenador.

Besitos.

P.D: Animo a los que os acordeis de más porteros que me lo digais, o en persona o por este medio.