Luis Miguel López

Buenas,

hoy un tema que nada tiene que ver con los porteros (salvo quizá con Don David), pero que me parece muy necesario comentarlo. Este sábado fue el último partido que Luis Miguel López retransmitió para Televisión Española. Puede que no sepais quien es este señor sólo por el nombre, y puede que si le veis la cara (sobretodo el look desaliñado que se ha dejado ahora) tampoco pero seguro que si le oís hablar sabreis quien es. Él hizo famosos a Don David (Barrufet), su adeeeentro, al palo, y demás coletillas que han acompañado al balonmano en España durante 25 años.

Este sábado fue su última retransmisión, dado que fue despedido (ignoro las causas y no vienen al caso). Sólo quería decir dos cosas. La primera es que me apena que deje de retransmitir los partidos Luismi, que durante tantos años era sólo oir un adeeentro y era saber que en la tele había balonmano. Espero que sus sucesores estén a la altura.

Y la segunda cosa es la vergüenza que pasó al final del partido. Este hombre, tras 25 años en la profesión, fue enfocado por las cámaras. Iba a decir unas palabras de despedida y el realizador le dejó con la palabra en la boca. Puede que fuese a criticar, a cagarse en todos los muertos de todo el mundo o lo que fuese hacer. Pero creo que tras tantos años, uno tiene que tener un par de minutillos por si le quedaba algo más por contar. Es una vergüenza que tengamos una televisión pública que haga este tipo de cosas. Una auténtica vergüenza.

Un abrazo a Luis Miguel López y ojalá le vaya bien en lo que quiera que haga a partir de este momento.

Besitos.

3 comentarios:

David dijo...

Hola, para mi este hombre es el mejor comentarista de balonmano que ha habido nunca en la televisión española.
Suerte para lo que haga en el futuro.

elnano5 dijo...

la verdad es que fue lamentable y mas sabiendo que a otros que tb se despidieron le dieron n par de minutos. miedo me da a quien pongan ahora

Anónimo dijo...

Aunque ha llovido bastante simplemente decir que no fue despedido. En RTVE hubo un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) que afectó a los trabajadores de más edad entre los que él se encontraba. Es un despido pero no es un despido como todos lo entendemos.
POor otra parte, su sustituto no está a la altura ni de lejos