¿Cuándo cambian los porteros? – “Por el fin del portero manatí”

Existe un tipo de portero, al que denomino “portero manatí”, que mientras que su compañero está en portería, se dedica a tumbarse en el suelo haciendo como que estira. No es común, pero puede encontrarse en manadas. Y yo pregunto, ¿por qué puede un portero estar sin hacer nada mientras el resto del equipo está entrenando? Además de dar mala imagen, se está desaprovechando un tiempo valioso.

¿Cuándo cambian los porteros?

En función de si tenemos trabajo al margen que realizar, y del ejercicio en concreto que se está haciendo, podemos cambiar cada:

– Cada uno o dos goles. Si el ejercicio que se está haciendo permite cambiar rápidamente sin parar a los jugadores lo mejor es cambiar cada gol.

Tiene como ventaja que logramos mucha intensidad en el trabajo, nadie se queda parado.
Mayor motivación, si lo hago bien, continúo. Estamos obteniendo una recompensa inmediata. Fomentamos la competitividad (“Pareces de playa, cambiando a cada ataque…”) entre los porteros. Finalmente, permite un breve periodo de reflexión tras el gol.

Hay que tener en cuenta que demasiados cambios de portero pueden hacerles desconcentrarse y perder el interés. Sobre todo cuando el ejercicio es muy complicado para los porteros y se convierte en un carrusel de cambios.

– Cada X lanzamientos. Si el ejercicio es de muchos lanzamientos, o se está haciendo una ronda por puestos específicos, se puede cambiar cada X lanzamientos.

De este modo, damos un tiempo al portero para asentarse en portería y hacer su trabajo. No tiene las urgencias de si fallo, me quitan. Además, es cómodo de controlar por parte del entrenador.

Como desventaja, tiene que no se potencia el esfuerzo. Lo haga bien o mal, tengo el mismo tiempo que el compañero. Además, si el ejercicio tiene muchas interrupciones, corremos el riesgo del portero manatí.

– Cambiar con la defensa o con el ejercicio. En el caso que se tenga un trabajo preparado para realizar al margen, o que se necesite al portero para ejercer de jugador de campo, se puede optar por cambiarlos cuando cambie la defensa o se cambie el ejercicio.

Tiene como ventaja que el trabajo está más relacionado con los partidos. Tienes un tiempo para realizar tu trabajo. Es muy sencillo de controlar por parte del entrenador, y puedes hacer un trabajo al margen con el portero que no está trabajando.

Por el contrario, no se potencia el esfuerzo. Lo hagas bien o mal, tienes el mismo tiempo que tu compañero.

Sesión 26 de abril de 2016


Entrenamiento de porteros de balonmano.


26/04/2016





Sesión 4 de abril de 2016


Entrenamiento de porteros de balonmano.


4/04/2016





Sesión 5 de octubre de 2015


Entrenamiento de porteros de balonmano.


5/10/2015





Sesión 28 de septiembre de 2015


Entrenamiento de porteros de balonmano.


28/09/2015





Sesión 17 de febrero de 2015


Entrenamiento de porteros de balonmano.


17/02/2015





Sesión 22 de enero de 2015


Entrenamiento de porteros de balonmano.


22/01/2015





Sesión 13 de octubre de 2014


Entrenamiento de porteros de balonmano.


15/09/2014